Conocida a partir de su participación en un talent show y tras su paso por la serie Física o Química, fue ganadora de la primera edición de Tu cara me suena y ha participado en la útima película de Santiago Segura, Torrente 5.

Empezaste a ser conocida gracias al programa Factor X. ¿Cómo surge la idea de presentarte?

Hacía televisión en Mallorca, un concurso de niños. Allí es todo en “petit comité”. Cuando cumplí los dieciséis estaba esperando el momento Operación Triunfo, pero no surgió, y decidí presentarme a Factor X. Me presenté al casting con uno de mis mejores amigos, aquí en Madrid. Lo pasé fatal porque a él no le cogieron y a mi si. Con lo cual tuve que estar una noche sola aquí en la capi. Y a partir de ahí todo fue rodado.

Fuiste jurado en Tele 5, en el programa Pequeños talentos. ¿Qué prefieres, ser juzgada o juzgar?

Prefiero que me juzguen, [risas. Ya estoy acostumbrada. Es más fácil, la verdad. Creo. Se pasa mal cuando tienes que decidir, sobre todo si tu veredicto va dirigido a niños.

Eres una de las pocas artistas nacionales tan completas.

A ver. Mira. El canto lo abandoné, y piano lo deje en tercero, con trece años. Ya ves, la edad del pavo. Ahora me gustaría retomar las clases.

¿Y actuar?

Es una cosa que siempre he hecho, desde los trece años en el cole llevo haciendo funciones. Estuve en dos compañías de teatro en Mallorca. Y, viendo las pelis y las series, siempre me decía a mi misma; cómo me gusta. Gracias a Física o Química me he dado a conocer en esa faceta. Me gustaba todo lo que tuviera que ver con el espectáculo: bailar, cantar, actuar…

¿Disfrutaste mucho en el musical Hoy no me puedo levantar?

Mucho. Me encantaba la historia. El musical que más me ha marcado ha sido Hoy no me puedo levantar. Te hablo como espectadora. Hasta tres veces lo ví.

El papel ya te lo sabías.

No. Para nada. Acuérdate que cambió mucho del primero al segundo, que es donde yo actuaba. Pero sí, cuando terminaba de verlo, siempre le decía a mis amigos; quiero hacer un musical. Y mira, no fue el primero, porque antes hice Los 40. El musical. Pero acabé trabajando en él al cabo de los años.

Y entre tanto saltabas cual sirenita en Splash, famosos al agua desde los trampolines. ¿Es tan duro como nos hacían creer?

Y más. En el momento que me lo ofrecieron no tenía trabajo y a veces, quizás es el fallo de esta profesión, cuando no tienes trabajo, en vez de esperar algo bueno, cojes lo primero que te ofrecen. Que no digo que el programa sea malo, todo lo contrario, pero había mucha gente que llevaba toda la vida en esto del deporte y la gimnasia. ¿Qué hacía yo ahí? Me sentía fuera de lugar. De hecho, me largaron en el primer programa. La productora estaba muy contenta conmigo por que veía que le ponía ganas, pero de donde no hay, no se puede sacar. Me lo tomé como mi sesión de aquagym particular. Íbamos tres días a la semana y me puse fuerte.

¿Qué tal fue trabajar con Jesulín de Ubrique la última película de Santiago Segura?

La primera escena que rodé para la peli fue con él. Es un chico muy callado. Como era la primera vez que se ponía delante de la cámara para hacer cine estaba todo el rato atento a ver qué le decía Santiago. Evidentemente no es actor, pero no lo ha hecho mal. La verdad es que estoy muy contenta con el trabajo en general y la piña que se ha hecho a raíz de la peli.

Y en otro concurso conociste al director y actor protagonista de la saga Torrente, Santiago Segura. ¿Fué ahí donde ya quería contar contigo para la película?

El primer dia que le ví estaba super cortada. Con el paso del tiempo me dijo: “Me he metido en foros para investigar sobre ti y me han dicho que eres una gilipollas y borde. Pero ya veo que no“. Me quedé muerta. A partir de ahí nos hicimos muy buenos amigos. Lo de salir en la peli se lo dije un poco en broma, porque todo el mundo le decía “Yo quiero salir en tu peli”, ”Cuenta conmigo para tu próxima peli”, “¿Para cuando Torrente 5? Dame un papel”… Y le dije: “Oye si todos quieren salir, también quiero yo”. Él mismo dijo que con alguno contaría, no con todos. A mí me aseguró: “Tú tranqui, que estoy maquinando algo contigo para la peli. Tu estás segura

¿Repetirías en Tu cara me suena?

Sin dudar. Tengo muy buenos recuerdos de ese programa. Todos tenemos a veces bajones momentáneos en nuestra vida por equis motivos. En la etapa del concurso estaba, llamémoslo, “poco feliz”. Los tres días que íbamos a grabar a Barcelona eran una felicidad completa para mí. Poder cantar temas de tus ídolos, disfrazarte, pasartelo genial y encima hacer el bien. Los premios eran para una buena causa.

¿Santiago como director sabe lo que quiere?

Sí, pero siempre está cambiando cosas. Él lo tiene todo en la mente. Luego ve en el monitor que no quedan tan bien y las cambia. Muchas veces me volvía loca y me liaba, pero, como es el creador de todo el proceso, lo entiendo perfectamente.

Eres una de los pocos talentos jóvenes de hoy en día que canta, baila y actúa. ¿Con qué de las tres artes te quedarías si tuvieras que quedarte con una?

Me encantan las tres. Actuar, la verdad, es que me gusta mucho, pero me queda aún por aprender y sigo en ello. Quiero demostrar que puedo ser una buena actriz.