El segundo día de rodaje de Torrente 5 comenzó pronto y bajo el mismo halo de misterio que el primero. A las siete de la mañana se ponía en marcha el dispositivo de seguridad que está acompañando al equipo de Amiguetes Enterprises desde que desembarcó en el Aeropuerto Central de Ciudad Real. Desembarcó, que no aterrizó, porque por el momento sólo ha grabado en el interior de la terminal, más concretamente en la zona de llegadas. Mientras, en Ciudad Real, los actores se preparaban para una dura jornada de rodaje. De «¡secuencias de infarto!», hablaban en Twitter @bigotesydientes, coincidiendo con el fin del primer día de trabajo que se cerraba pasadas las nueve y media de la noche.
La primera de las secuencias de la jornada de ayer se producía improvisadamente y entre bambalinas, antes de llegar al propio aeropuerto. Fue en el hotel en el que el equipo está alojado en la capital. Allí, Alec Baldwin y Julián López posaban, poniéndose nuevamente «a las órdenes del señor Torrente», como explicaba López en su Twitter, a primera hora de la mañana. Una escena que colgó por partida doble el actor y humorista español, y en la que se aprecia el “buen rollo” entre los miembros de un reparto tan internacional como misterioso.
Además de esta singular pareja, Twitter y otras fuentes ponían de manifiesto la presencia en la capital de Angy Fernández, Fernando Esteso, Santiago Segura y Anna Simón.